Somos únicos. Cada persona experimenta las sesiones de terapia cráneo sacral de una forma diferente, y los resultados pueden ser también diversos:

 

         Algunos clientes experimentan un estado de

         relajación tan profundo que sienten ganas de

         dormir durante horas. 

 

         Otros terminan la sesión llenos de energía. 

 

         Algunos clientes experimentan una disminución del dolor o

         una mejor movilidad y función inmediatamente después de                     la sesión. 

 

         Y, para otros, los efectos se van desarrollando de una       

         manera gradual durante los días siguientes.... 

 

          En ocasiones sucede, durante las primeras horas o días, una                    fase de reorganización, en la que podemos experimentar                          cambios y sensaciones, mientras el cuerpo va liberando los                      patrones previamente retenidos y se va adaptando a un                            nuevo estado de bienestar.

 

La terapia cráneo sacral promueve los procesos naturales de autocuración, por lo que es común experimentar mejorías con efectos duraderos.